Sillón lactancia: La Guía definitiva 2019

La lactancia es un momento mágico que debe ser disfrutado por la mamá y el bebé. En este sentido, ayuda bastante contar con una mecedora o sillón de lactancia porque este tipo de muebles relajan a bebés y mamás.

❤️ Las 5 Mejores Mecedoras y Sillones de lactancia: Tabla Comparativa

🥇 El mejor Sillón mecedora de lactancia: SuenosZzz – Butaca

El sillón mecedora SueñosZzz es específico para la lactancia. Puedes elegir entre 13 colores, viene con tapizado anti manchas y tiene unas dimensiones de 102 x 76 x 74 cms. También es uno de los más vendidos y mejor valorados de Amazon. El mío no lo cambio por otro.

Ver más

Ventajas

  • Buen precio.
  • Viene montado.
  • Es precioso y muy cómodo.
  • Reforzado en la zona lumbar y tiene los apoyabrazos a la altura perfecta para sostener al bebé.

Desventajas

  • Podría balancearse un poco más.
  • No puedes apoyar la cabeza, llega hasta el cuello más o menos.

🏆 La mejor mecedora lactancia: SONGMICS Madera de Abedul y Algodón

Si no te interesa un sillón, la mecedora de lactancia Songmics puede ser lo ideal para ti. Es robusta, segura y bonita, soporta hasta 120 kg de peso y es un poco más alta que las mecedoras típicas para facilitar la lactancia. La cubierta está hecha con 100% algodón, y la estructura con madera de abedul.

Ver más

Ventajas

  • Es muy cómoda para la lactancia.
  • Precio, cuesta la mitad que una butaca de lactancia.
  • Al ser alta, te levantas muy fácil con el bebé en brazos.
  • El proveedor responde rápido a las dudas.

Desventajas

  • Hay que quitar tornillos para sacar la funda.
  • No viene montada, pero es muy fácil de montar.

👌🏼 La más completa: Silla mecedora bebé Kidzmotion

 

La Kidzmotion es la silla para lactancia más completa. Puede colocarse en 7 posiciones, es de madera y la funda de pana, muy fácil de limpiar. El balanceo es deslizante y viene con un taburete que cuenta con el mismo mecanismo de deslizamiento.

Ver más

Ventajas

  • Rápida atención al cliente.
  • Es la butaca de lactancia más cómoda.
  • El material de la funda es muy sencillo de limpiar.
  • El balanceo es muy agradable (puede bloquearse también).

Desventajas

  • Precio.
  • No viene montada, pero es fácil, son 10 tornillos (viene la llave).

🎨 El sofá de lactancia más original: SUENOSZZZ

Este sofá de lactancia destaca por su originalidad, en otras palabras, o te enamora, o lo detestas. Mide 102 x 76 x 74 cm, por lo que no es demasiado grande, y puedes elegirlo en más de 30 modelos distintos. También cuenta con excelentes valoraciones.

Ver más

Ventajas

  • Viene montado.
  • Materiales buenos en relación calidad-precio.
  • Muchísima variedad de modelos a elegir.
  • Es un poco duro, perfecto para la lactancia.

Desventajas

  • Se queda un poco pequeño para personas grandes.
  • No se puede apoyar la cabeza (llega hasta la altura de los hombros).

💸 El sillón de lactancia más barato: SONGMICS Mecedora LYY01M

La mecedora de lactancia SONGMICS LYY01M destaca por su gran precio y fantástica crítica. Tiene una estructura que soporta 150 kg, fabricada en madera de abedul. La funda es de algodón 100% y el reposapiés es ajustable.

Ver más

Ventajas

  • Precio.
  • Es robusta y de calidad.
  • Muy buena para adormecer al bebé.
  • Atención al cliente bastante ágil.

Desventajas

  • No viene montada, pero es sencilla de armar.
  • Para quitar la funda hay que sacar tornillos.
  • Tiene el respaldo demasiado inclinado para la lactancia.

¿Qué mecedora de lactancia comprar?

A la hora de comprar una mecedora para lactancia, se aconseja observar bien el producto y valorar si reúne las siguientes características:

Limpieza

Al utilizar siempre el mismo sillón para amamantar, es muy probable que este se manche bastante a menudo. Para ahorrar tiempo, lo mejor es adquirir un sofá de lactancia cuya funda sea fácil de quitar. Y sobre todo, que pueda ponerse en la lavadora.

Reposabrazos

Para amamantar a un bebé se necesita hacer fuerza para mantenerlo erguido. Para ahorrarte ese esfuerzo constante, se aconseja comprar un sillón de maternidad que tenga unos reposabrazos los suficientemente altos como para dar descanso al brazo mientras meces al niño.

Tamaño

Las medidas son importantes, sobre todo si la mamá es alta. La mayoría de los balancines de lactancia son de tamaño estándar, para personas de estatura media, por lo que lo mejor es probar el producto antes de comprar. Si tienes pensado adquirirlo online, un truco que funciona muy bien es leer las opiniones de otros compradores.

Comodidad

Vas a pasar mucho tiempo en la mecedora junto a tu bebé, por lo que lo mejor es elegir algo cómodo. Procura comprar un sillón para lactancia acolchado en su totalidad, en especial en la zona lumbar y en los reposabrazos.

Balanceo

No todas las hamacas de lactancia tienen el mismo sistema de balanceo. Algunas cuentan con la típica superficie curva que causa el vaivén al empujar, mientras que otras vienen con mecanismos más complejos. Ambos sistemas son perfectamente válidos, pero eso sí, antes de comprar valora si te sientes a gusto con el balanceo.

Diseño

Sí, vas a comprar un sillón para amamantar al bebé, pero no olvides que tiene que ir acorde a la decoración de la casa. El color y el tapizado son importantes, procura elegir algo que esté en sintonía con el estilo de tu hogar. Por ejemplo, elige tonos neutros si tu decoración es minimalista, o tonos llamativos si tu casa es más colorida.

Posiciones

Los sillones orejeros de lactancia, por ejemplo, cuentan con una única posición para amamantar. En cambio, existen otros, como la mecedora Kidzmotion, que pueden colocarse en hasta 7 posiciones distintas. Realmente para amamantar no se necesita más que tener la espalda cómoda y recta, pero nunca viene de más tener la posibilidad de ajustar la butaca a tu antojo.

¿Qué beneficios tienen las butacas de lactancia?

Si tienes dudas sobre si adquirir o no una butaca mecedora para lactancia, debes saber que este tipo de muebles otorgan los siguientes beneficios:

Ayudan a amamantar

Para dar el pecho al niño se necesita un ambiente tranquilo y relajado. Con una hamaca de lactancia puedes mecer y relajar al bebé a la vez que te relajas y facilitas la eyección de leche. Y todo ello de forma cómoda, ya que las mecedoras de maternidad vienen con reposabrazos  adaptados que permiten descansar el codo mientras amamantas al bebé.

Mecen y adormecen

A los bebés a veces les cuesta dormir, sobre todo cuando algo les desvela en mitad de la noche. Para volver a quedarse dormidos, necesitan sentir el cariño de la madre o el padre, pero a veces cuesta encontrar una buena postura. Por eso se aconseja utilizar sillas de lactancia, porque ayudan mecer y dormir al niño.

Alivian la espalda

Los sofás y mecedoras de maternidad vienen reforzados para asistir y aliviar la zona lumbar y los brazos. Algunos incluso cuentan con reposabezas o reposapies que favorecen el confort. Estos últimos son muy útiles para aquellas mamás o embarazadas que padezcan de hinchazón en los pies.