Cojín lactancia ¿Cuál comprar en 2019?

El cojín de lactancia te acompañará cada vez que amamantes a tu bebé. No es el típico producto que vayas a utilizar de pascuas en ramos, sino algo que usarás en el día a día, por eso es tan importante acertar con la compra. Para ello, hoy te traigo esta pequeña guía sobre las almohadas de lactancia ¿Me acompañas?

❤️ Los 5 Mejores Cojines de lactancia: Tabla comparativa

🥇 El mejor cojín de lactancia: Jané 050289 S58 – multifuncional

El cojín de lactancia Jané es la mejor almohada para amamantar en relación calidad-precio. Es bastante grande, mide 150×100 cm, y puede utilizarse como: almohada para embarazadas, protector de cuna, cojín de lactancia prenatal y hamaquita. También es una de las almohadas de bebé más vendidas y mejor valoradas. Es perfecto para uso diario.

Ver más

Ventajas

  • Tiene infinidad de usos distintos.
  • Fantástica calidad (fabricado en 100% algodón).
  • Es muy cómodo, impresiona lo bien que se amolda.
  • La funda se quita fácilmente y se puede lavar en la lavadora.
  • Tiene el tamaño perfecto, ni demasiado grande ni demasiado pequeño.

Desventajas

  • Precio.

🔥 El mejor cojín de lactancia grande: La Almohada Embarazada y Lactancia Niimo®

El cojín para embarazo y lactancia Niimo es simplemente extraordinario. Es el más vendido de Amazon y uno de los mejor valorados, contando con más de 600 reseñas. Puedes escoger entre dos modelos: el Alpha, que es el cojín de lactancia simple; y el Alpha + que viene además con otra pieza que te permite convertirlo en una cuna.

Ver más

Ventajas

  • Es súper cómodo.
  • Es bastante grande, 190 cm.
  • Muy buena calidad (funda 100% algodón).
  • Sirve como almohada de embarazo y lactancia.

Desventajas

  • Ocupa bastante.

💰 El más barato: Cojin Lactancia Niimo®

Este cojín de lactancia es imbatible por su precio, y sin perder demasiada calidad. En concreto, está fabricado con 100% algodón, mide 60×55 centímetros y puedes escoger entre 10 modelos distintos -algunas fundas son realmente bonitas-. Para embarazo no sirve, pero como almohada para amamantar funciona de 10.

Ver más

Ventajas

  • Precio.
  • Puedes elegir varios colores.
  • Es suave y firme, perfecto para amamantar.
  • Tamaño perfecto para el trasiego, se maneja y se lava fácil.

Desventajas

  • La tela podría ser un poco más suave.
  • No sirve como cojín para dormir durante el embarazo.

💖 El más bonito: Cojín de lactancia Boppy

El cojín de lactancia Boppy es uno de los cojines de maternidad que más éxito están teniendo este año, tanto en ventas como en crítica. Mide aproximadamente  65×50 cms, lo que lo hace perfecto para viajes, transportes o pisos pequeños. No se deforma, su funda es de algodón, y es el cojín de lactancia recomendado por el Observatorio Chicco.

Ver más

Ventajas

  • Muy buena calidad.
  • Es cómodo y ergonómico.
  • Se lava por completo en la lavadora, funda y cojín.
  • Es realmente precioso, y tienes otros modelos para elegir.

Desventajas

  • Es pequeño.
  • No sirve como almohada para embarazadas.
  • Por ese precio puedes encontrar un cojín de lactancia más completo.

👶🏼👶🏼 El Mejor cojín de lactancia gemelar: El Mimuselina (ESTRELLAS GRIS)

Esta almohada es perfecta para amamantar a dos gemelos o mellizos a la vez. Tiene un tamaño adecuado, 63×63 cms, y cuenta con un protector acolchado para los lumbares. Está fabricado en España con algodón, y tanto la parte interior como la funda se pueden meter en la lavadora.

Ver más

Ventajas

  • Se nota un artículo de calidad.
  • Cumple perfectamente su cometido.
  • El protector de lumbar ayuda a la lactancia.
  • Es lavable en su totalidad y la funda sale fácil.

Desventajas

  • No es muy bonito.
  • Podría ser un poco más blando.
  • Al principio cuesta encontrar una postura cómoda.

¿Qué cojín de lactancia prenatal comprar?

Muchas madres se lanzan a comprar un cojín de lactancia solo por ser barato o bonito. Esto es un gran error porque entre unos y otros hay bastantes diferencias que pueden hacer de la lactancia una bonita o engorrosa experiencia. En este sentido, si quieres que la lactancia sea algo mágico para ambos, antes de comprar debes tener en cuenta:

Tamaño

Principalmente, por su tamaño, existen dos tipos de cojines de lactancia:

  • Almohadas para amamantar: No suelen medir mas de 60 centímetros, por lo que son muy prácticas para viajes. Su única finalidad es la lactancia.
  • Cojines de embarazo y lactancia: Son un poco más grandes, ya que suelen pasar del metro, pero también más polivalentes, pudiendo utilizarse para la lactancia, como almohada de embarazo, protector de cuna…

Precio

El precio de un cojín de lactancia puede ser muy variado. Por lo general a mayor precio mejor calidad, pero esto no es siempre así. Lo importante es tener claro qué es lo que quieres y, en base a eso, ponerte a buscar entre los productos que se encuentren dentro de tu presupuesto. Si no quieres demasiadas prestaciones, puedes encontrar perfectamente un cojín de lactancia barato y de calidad.

Mantenimiento

El mantenimiento de la almohada es otro punto importante. Ten en cuenta que un cojín de lactancia es algo que vas a utilizar diariamente, por lo que necesitarás algo que sea fácil de lavar y conservar. En este sentido, siempre recomiendo elegir almohadas lavables al completo, tanto la funda como el cojín.

Adaptabilidad

Si puedes prueba el cojín antes de comprarlo porque esto te despejará algunas dudas. Valora si se adapta bien a tu cuerpo y si te sientes cómoda con él. En caso de que lo vayas a comprar por internet algo que funciona muy bien es leer las opiniones de personas que ya han probado el producto. Si lo haces de este modo, puedes estar segura de que encontrarás un gran cojín.

Diseño

Si vas a utilizarlo todos los días lo lógico es comprar un cojín de lactancia que sea bonito ¿no? Esto ya es más subjetivo, pero intenta elegir algo con el que estés a gusto, tanto física como visualmente. Que vaya a juego con la belleza de tu bebé.

¿Cómo usar el cojín de lactancia?

cojin-lactancia-embarazo-almohada-amamantar-bebe

Una vez tengas la almohada para amamantar, toca utilizarla con tu bebé. Para ello, sigue estos sencillos pasos:

  1. Busca un lugar tranquilo que te relaje. Esto potenciará la eyección de leche y tranquilizará al bebé.
  2. Siéntate y coloca el cojín de lactancia siguiendo las instrucciones del fabricante. Por lo general tienen forma de «C», debiendo colocarse un extremo a cada lado de la cintura. Antes de seguir, comprueba que todo quede bien ajustado y el bebé bien colocado cerca de ti.
  3. Busca la postura correcta para amamantar, que será aquella en la que el niño se acople mejor a tu pecho.
  4. Disfruta del momento y espera a que el bebé termine.